Adiós 2017

Como ya hice al año pasado, hago balance de los objetivos que me propuse y me propongo los nuevos para el 2018. 

He vuelto a leer la entrada que hice el último día del 2016, y lo único que he hecho ha sido sonreír. Os estaréis preguntado por qué: porque de todo lo que me propuse y pensaba, he logrado más de lo que pensaba.

El 2016 fue duro, pero el 2017 ha estado lleno de cambios, y todo por culpa de esos propósitos que me llegaron bastante pronto. Los menciono a continuación:

  1. Volver a mi pueblo. (No volví a mi pueblo, pero sí salí del pueblo en el que me sentía encerrada, y estoy encantada. A pesar de que no es mi pueblo… un propósito que se mantiene.)
  2. Pensar un poco más en mí (Reto conseguido, sobre todo en el último trimestre del 2017.)
  3. Terminar de escribir “Jaque mate”. Una novela en la que cuando empiezo a escribir me sangra el alma… (Conseguido, y muy orgullosa del trabajo que realicé.) 
  4. Tomarme la escritura con más calma y centrarme en las dos novelas que dejé aparcadas por falta de conocimientos. (A medias… me he tomado la escritura con más calma, y empecé uno de esos proyectos aparcados, pero hay una idea nueva que ha conquistado gran parte de mi cerebro y pide a gritos salir. Así que lo doy como conseguido.)
  5. Sonreír cada día. (Hecho, aunque ha habido algún día en el que ha sido difícil, pero logrado.)
  6. Eliminar la negatividad y las inseguridades. (Conseguido, y el que más a raja tabla he llevado.)

Y ahora es complicado hacerse propósitos para el nuevo año, porque en verdad quiero mantener muchos de los que están ahí: sonreír cada día, eliminar la negatividad y las inseguridades, ser fiel a mis pensamientos, seguir escribiendo… Eso ya no son propósitos, es una filosofía de vida que debe acompañarme siempre.

Pero siempre hay algo que nos proponemos, así que aquí van los que se deben cumplir en el 2018:

  1. Conseguir que mi rodilla vuelva a la normalidad. Esta nueva lesión me ha obligado a parar de golpe, y me toca zambullirme en el agua para mejorar.
  2. Lograr subir un peldaño más en el mundo de la literatura, y ya no me conformo solo con el mundo indie.
  3. Salir, siempre, de la zona de confort. Arriesgarme con nuevos temas y aprender como siempre lo hago, con ganas e ilusión.
  4. Ser capaz de tocar una canción con la guitarra.
  5. Disfrutar al máximo de la familia y de los amigos.
  6. No tener miedo. Eliminarlo por completo.

Así que despido el año muy feliz y os deseo lo mismo. Que la felicidad no se mida por el número de regalos recibidos, sino por las sensaciones agradables que recibimos. ♥

Un abrazo enorme,

Elisabeth M.S.

 

 

 

Anuncios

4 comments

  1. Parece una tontería, pero es muy reconfortante ver como se cumplen los propósitos.
    Dicho sea de paso, me has animado a hacer una entrada sobre la importancia de la tristeza, que está muy mal vista.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s