La apariencia

¿Quién somos en realidad? ¿Quién se esconde tras esa cándida y bella foto de perfil de Facebook/Twitter/Instagram? ¿Qué importancia tiene la manera en la que te comunicas? ¿Qué pueden llegar a ver las personas que nos siguen?

Llevo tiempo muy inactiva en redes, además de que he abandonado muchas “sociedades” que, de manera sutil y con respeto, explicaré a continuación.

Creo que si me sigues desde hace tiempo y, lees alguna de mis entradas de opinión, te habrás dado cuenta de que soy bastante sincera. Bueno, pues he tenido una pequeña crisis sobre esto: a nadie le gusta saber la verdad. ¿Menuda novedad, no? (Léase con ironía, por favor).

Durante un largo tiempo durante este año, decidí convertir mi opinión en un supositorio. (Y espero que a estas alturas no tenga que explicar su suministración… jejeje) Me mantuve callada y, por decirlo de alguna manera, fui un híbrido: estaba ahí, todo el mundo me conocía por ser una chica dura, fuerte, con muchos principios y sincera, pero digamos que el medio en el que me encontraba actuó como un huracán contra mí. No me gustaba en lo que me había convertido y el concepto que la gente había formado sobre mí.

Muchas personas de confianza me hicieron llegar, casi al mismo tiempo y de diferentes puntos del mundo, que yo era alguien importante en la literatura independiente, que si soy un monstruo dentro del mundillo (monstruo soy, pero no para bien…), que si me gano muy bien la vida con los libros… ¿Y sabéis una cosa? Todo eso son diferentes globos que han ido hinchado personas que, ni siquiera, se han leído alguna de mis cinco novelas. Y creo que ha sido el motivo principal por el cuál me he ido alejando de las redes, abandonado proyectos a los que les había dedicado muchísimo tiempo, incluso demasiado.

  1. Ni soy nadie importante.
  2. No soy ningún monstruo del mundillo.
  3. Ni me gano bien la vida con los libros.

Tampoco me va mal, lo reconozco, pero no soy ninguna eminencia ni una “estrella” del mundillo como muchos me han dicho al buscar consejos sobre el mundo Indie. No vivo de esto, yo tengo mi trabajo de cuarenta horas semanales (eso la semana que va todo sobre ruedas…), que dedica gran parte de su tiempo a familiares y amigos. Aunque eso es ahora. Hace unos meses llegué al punto de encerrarme en mi casa hambrienta por proyectos, por escribir, por hacer actividades literarias, montar libros benéficos y mil historias más que, sinceramente, de nada me han servido. Todo eso hizo que la gente me viera como lo que he explicado, alguien al que arrimarse, y acabé hasta al gorro. Me cansé del peloteo, del me lees y yo te leo, del follow to follow, de las valoraciones vacías y por compromiso… Así que decidí salir, pensando que todas esas personas que me nombraban sin parar, que me metían en cualquier conversación o se acercaban a preguntarme cualquier cosa, seguirían ahí por lo que nos unía: LA LITERATURA. ¿Sabéis cuál ha sido el resultado? Una tranquilidad necesaria y muy sincera.

Desde que lo abandoné todo y me centré en otras cosas, todas esas personas que me seguían a todas partes, desaparecieron de golpe. Esto me lleva a pensar en que solo me seguían por el interés, no porque realmente les guste mi manera de escribir o cómo soy. ¿Y sabéis qué pienso? Que me he quitado un peso de encima enorme. No soy alguien hipócrita, y no tengo ninguna gana de perder el tiempo con palabras y personas que no van a aportar nada más que no sea lo suyo.

Así que no soy el tipo de persona que te va a decir lo que quieras oír, ni se va a leer tu novela porque tú te hayas leído alguna mía. Ni te voy a poner una buena valoración sin haberme leído tu trabajo antes, eso se acabó.

Mi cara jamás será un espejo en el que verás reflejado tu rostro y tus movimientos. No te diré lo que todos te dicen ni tampoco te engañaré.

Y esto es solo una opinión/crítica sobre el mundillo indie en general. He conocido a personas maravillosas, a otros que están ahí y que puedes contar con ellos de vez en cuando y, como en todo, personas a las que no quieres acercarte. Una lección más que me llevo, y que me ayuda a dar un paso hacia delante y construir mi camino.

Anuncios

6 comments

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Y sí, hay gente maravillosa en las redes, pero hay mucha con malas intenciones, que se mueve por propio interés y que no responde del mismo modo e intensidad… allá ellos. Yo también me quedo con la gente que se queda, no la que desaparece. A esa…. aire (en plan mecano)
    Muy buen artículo Eli

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s