¿Mujeres guerreras? Claro que sí, guapi…

La feminista que llevo dentro vuelve al ataque. Y todo a raíz de una publicación que me pasaron que, teniendo ya la idea en mi cabeza dese hace tiempo, ha sido el detonante para lanzarla. Vamos a ver, me cansa ver cómo a la gente se le llena la boca diciendo lo feminista que es y lo mucho que hace por las mujeres, haciendo cosas que, bajo mi punto de vista, nos ponen en peor lugar. No voy a decir nombres ni a referirme a nada en concreto, no quiero tener problemas, cómo es lógico, pero tampoco voy a esconder mi opinión y, para eso tengo un blog, para verterla aquí.

El concepto de mujer débil me cansa. Se usa con la misma facilidad que mi mala hostia saliendo por la boca, en serio. Hay mujeres y hombres débiles, al igual que fuertes y, para esa gente a la que se le hincha el pecho de orgullo diciendo que ellos han roto esquemas sobre las mujeres, les digo que: no por ser una mujer motera, militar, abogada o cualquier afición en la que SOLÍAN reinar los hombres, te hace una guerrera o una mujer fuerte. Son conceptos TOTALMENTE distintos.

La debilidad y la fortaleza están dentro de nosotros, habrán momentos en los que tendremos más coraje, y otros en los que nos hundiremos, pero tenemos ambas, y todo depende de NUESTRA PERSONALIDAD, no por NUESTRO GÉNERO.

Fuerte es alguien que, a pesar de nadar en un mar de problemas, sale adelante. Fuerte es alguien que cada día va a trabajar para poder mantener una familia, sea hombre o mujer. Fuerte es alguien que lucha por sus sueños, por conseguir lo que más desea, por superar una batalla que, aunque esté perdida, sigue blandiendo una espada imaginaria.

Lo siento, pero yo no comparto el concepto de que masculinizar a la mujer sea sinónimo de fortaleza. Con esto no estoy diciendo que las mujeres no podamos ser moteras (lo somos), que nos guste el boxeo (me encanta, sobre todo la UFC), y que nos encante el bricolaje (odio IKEA, pero disfruto como una enana montando muebles), pero las mujeres NO NECESITAMOS COMPORTARNOS COMO LOS HOMBRES PARA SER FUERTES, LO HEMOS SIDO SIEMPRE.

Claro que sé la situación que tenemos, el sistema que tenemos y las claras diferencias que siguen habiendo, por eso hay que seguir luchando, pero masculinizando no es la manera. La manera de hacerlo es pensando en las PERSONAS, delimitar por el género lo único que hace es marcar mucho más esas diferencias que, por naturaleza, son imposibles de cambiar. La vida no está llena de tópicos, está repleta de gustos y afinidades, puedes ser un hombre apasionado por la moda y una mujer que disfruta con un combate de boxeo, pero eso no te hace ni ser un afeminado ni ser una mujer guerrera.

¿Mujeres guerreras? Por supuesto, pero no por saber llevar una moto, ni ser militar, ni una ejecutiva agresiva te hace más guerrera si vas a acabar siendo una mujer florero. LO SIENTO, BONITA, PERO A MÍ NO ME CONVENCES… (Y sí, esto es personal, porque me he cabreado…xD)

 

Anuncios

3 comments

  1. Ay, Ely. La verdad es que estás bien “cabreada”… ¡pero me encanta! Jajaja. Tú voz suena honesta; llena de pasión, pero a la misma vez llena de mucha cavilación. Tú sigue guerreando que la justicia social se construye peldaño a peldaño y palabra a palabra. 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s