Tatuajes

El arte del tatuaje

Yep! Hoy vuelvo con un tema que me encanta y que, a día de hoy, sigo notando que produce un tipo de aversión, en el que tengo que reconocer que es más liviano que años atrás, pero que se sigue desprestigiando.

El mundo del tatuaje es arte, punto. Hay quien no estará de acuerdo, pero es así. Es otra forma de plasmar el arte, los sentimientos o, simplemente, una idea. Todas esas ilustraciones que se marcan en la piel de manera abrasiva son otra manera de mostrar ese don que tienen algunos (os envidio muchísimo, me encantaría saber ilustrar como lo hacéis vosotros).

Y escribo esto porque me encanta el arte, adoro los tatuajes y soy portadora de ellos. En repetidas ocasiones, cuando una persona ha visto un trozo de alguno de mis tatuajes o lo ha visto de lleno he recibido comentarios de todo tipo, y algunos bastante ofensivos. Ahí van:

  • ¡Vaya! ¿Llevas tatuajes? Pero si trabajas muy bien y eres una chica muy responsable…

Este comentario me dejó a cuadros. ¿Qué tiene que ver el trabajo o tu manera de trabajar con llevar tatuajes? Si alguien puede darme una explicación, la recibiré, porque todavía no lo entiendo.

  • ¿Pero qué te has hecho? ¿Y cuando seas vieja?

Pues cuando sea vieja, seguirá ahí, envejecido como yo. Y, cuando me muera, espero que hagan conmigo lo mismo que a los Yakuza, enmarcarme como a un lienzo, no te jode…

Y, con esto, me lincharéis, pero es mi opinión. Más grave y dañino me parece fumar toda una vida. ¿Y cuando seas viejo? ¿Cómo estarán tus pulmones? Llenos de mierda, con un posible cáncer que, a pesar de las advertencias, has ayudado a desarrollar. O con una bombona de aire para ayudar a esos pulmones que has castigado durante toda una vida para que obtengan oxígeno. Anda a cagar…

  • ¿Y ya te fías de que no te peguen nada?

¿Quéeeeee? ¿Cóooomo? A ver… Hay una organización que se llama Sanidad que, en el caso de que un estudio de tatuajes no cumpla con la normativa, les cierra el chiringuito. ¿Crees que a ese artista le sale a cuenta saltarse las normas? ¡Pues claro que no!

¿Y ya os fiáis de ir a los restaurantes a comer? ¿Verdad que depositáis vuestra confianza en los cocineros que están elaborando vuestro plato? Pues, más o menos, es algo parecido. Imaginaros que ese cocinero trabaja un pescado fresco y no detecta que hay un parásito llamado Anisakis pululando por esos boquerones en vinagre tan ricos. Si lo coméis, ¡estáis bien jodidos!

Y creo que no tengo más que decir. El tatuaje es otra forma de expresar el arte donde el lienzo es nuestra piel. Cada uno puede decir si quiere plasmar algo en ella o, simplemente, verlos.

Hay que respetarlo más y comprenderlo, pero yo no puedo hacer más. Sé que, a medida que siga plasmando más dibujos en mi piel y ya sean más visibles ante esos ojos escépticos, seguiré recibiendo ese tipo de preguntas y comentarios hirientes, ¿pero sabéis qué? No voy a dejar de hacerlo. Sé que los tatuajes no van a influir, en absoluto, en mi ámbito profesional, ya lo demostré en su momento y cambió bastante la percepción de ellos en aquella empresa.

Vivid y dejad vivir.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s