Jaque mate

A ti, que no sé dónde estás

Hoy os quiero regalar con un fragmento que escribí hace unos meses, a ver qué os parece. 😀

Nunca habría creído que viviría con más intensidad y que conocería la felicidad absoluta en el peor momento de mi vida.
Situaciones que me hicieron cometer errores, acompañadas de un comportamiento agrio, me llevaron a darme cuenta de lo mal que vivía, a modo de escarmiento. Descubrí las pocas ganas que tenía de mirar hacia delante en el camino, ya que creía tenerlo todo, pero solo poseía la nada y no era consciente de ello. Pensaba que lo había logrado todo en la vida, apenas sin mover un dedo.
Sentirme en lo más alto de una carrera profesional y, en cuestión de segundos, perderlo todo. Como saltar al vacío y meterte de lleno en la oscuridad. No hay mejor palabra que defina el estado en el que me encontraba, oscuridad y sombras.
Aquel duro proceso fue necesario. Muchísimo.
Y yo, en la actualidad, vuelvo la vista atrás y no me arrepiento de lo que me llevó a sufrir de aquella manera. Los actos que cometí no dejan de ser lecciones de las cuales he aprendido, y tengo claro que no quiero volver a cometer. Soy de las que piensa que no hay que arrepentirse de nada, que todo lo que nos sucede está predestinado. Y no me lamentaba por ello.
Por dos motivos:
El primero, porque me hizo conocedora de caminar por la vida sin darme cuenta.
El segundo, placentero y doloroso a partes iguales, enamorarme de alguien por cómo era y no por su físico.
Es increíble cómo fui capaz de evolucionar esos aspectos que permanecían ocultos, o dormidos, llámalo como quieras, en mi interior. Todavía me cuesta comprender cómo la gente que me rodeaba ha sido capaz de volver a aceptarme. Incluso me han ayudado y animado a seguir adelante, cuando lo único que yo les ofrecí fue indiferencia y malas palabras. Era alguien despreciable.
Pero ahora, una vez he abierto los ojos a la vida y me he dado cuenta de lo equivocada que estaba, intento aprender y comprender todo lo que me rodea. No darle importancia a cosas materiales y sí a las relaciones humanas. El dinero y los bienes no están a la altura de lo beneficioso que es una interacción personal, ya sea propia o de otro individuo.
Con esto puedes pensar que me he vuelto budista o algo por el estilo, pero no. He escarmentado.
No puedo decir que, después de todo el proceso que viví, ya no cometeré errores, porque sé que volveré a equivocarme. La única diferencia es que me daré cuenta e intentaré no volver a tropezar con la misma piedra, algo que, antes de lo que me sucedió, ni se me pasaba por la cabeza. Yo pensaba que era perfecta y que el mundo giraba a mi alrededor.
Me alegro de haberlo perdido todo y verme obligada a reconstruirlo de nuevo, con los errores en mente e intentando hacerlo bien, por segunda vez. No fue una tarea fácil, para nada. Pero… sin esfuerzo no hay recompensa. Cualquier acto tiene un coste, puede ser menor o mayor, pero hay que luchar.
Aunque, de todo lo que perdí, solo hay una que no he podido recuperar: a la única persona que he amado de verdad. Espero poder abrir los ojos algún día y volver a contemplar su rostro, como aquella única vez.
Sé que me costará, incluso soy consciente de las pocas posibilidades que tengo, pero no pierdo la esperanza.

“El camino no se vuelve más fácil, solo tú te vuelves mejor.”

 

Anuncios

5 comments

      1. Pronto la leeremos y así le damos caña al concurso Indie 😉
        No te he dicho nada porque, oh sorpresa, no había caído en que estoy de exámenes hasta el 21. Pronto tendrás noticias mías para saltarnos la dieta juntas, muajajaja
        :*

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s