Conquistar cada día

Dicen que enamorar a una persona es complicado. Tú te enamoras y haces lo posible para que esa persona caiga en tu red amorosa cual mosquito en tu telaraña. Le haces ojitos, intentas ir a todos los sitios que él va, te metes de lleno en sus conversaciones y te quedas embelesada mirando como habla, camina y se hace el remolón.

Pero… si consigues que caiga en tus brazos, no pienses que has superado lo más difícil.

Empieza una aventura emocionante que no deja de complicarse día a día. Tomar decisiones complicadas e intentar vivir cada momento como si fuera el último. El reto de conocer y comprender a la persona que más quieres, con sus virtudes y sus defectos. Amoldarte a las situaciones incómodas que la vida tiene preparadas para ti y aprender a sobrellevarlo con él. Respetar sus decisiones, aunque a ti no te gusten lo más mínimo. Confiar plenamente en él, algo que considero esencial para una pareja. Y lo más importante, quererse.

En resumen: CONOCER, COMPRENDER, APRENDER, RESPETAR, CONFIAR Y QUERER.

Seis aspectos la mar de complicados que, en ocasiones difíciles, tendemos a olvidar. Y por eso digo que es más difícil mantener el amor, que enamorar. Pero no imposible.

Cuando cada uno convive en hogares diferentes es fácil sobrellevar esas diferencias, es el momento perfecto para CONOCER al otro. Pero en cuanto se empieza a convivir, empieza el caos. ¿Por qué? Porque cada uno está acostumbrado a vivir de una manera y tiene manías opuestas. Es algo MUY complicado. Y es cuando entran los factores de COMPRENDER, APRENDER Y RESPETAR. Empiezan las discusiones más fuertes y complicadas, ya que se comparte el mismo colchón y es muy incómodo, pero aquí es donde está lo bueno (creo yo). Si se discute es por que se expresan los problemas, y eso es vital. Una pareja que no se comunica está evocada al fracaso, y no solo una relación amorosa, de amistad también.

Es muy importante que, al mínimo problema detectado, se hablen las cosas. Cuando uno de los dos nota que no está bien, no se encuentra cómodo o no quiere continuar con aquello, debe decirlo, independientemente de si no es el momento adecuado. Se trata de la vida de cada uno y solo hay una, no hay que malgastarla. Y para eso hay que ser valiente.

También el paso de los días puede ser el enemigo por excelencia de una relación. La famosa rutina. No creo que tenerla sea malo, solo que a veces hay que saltársela. Y para hablar sobre esto, me comprometo a explicaros algo sobre mi vida.

Soy una persona que necesita tenerlo todo organizado. En mi cabeza cada tarea es una pieza de un puzzle, y me gusta que esté siempre montado para no agobiarme. Por desgracia sufrí los efectos de una vida estresante en forma de problemas de salud y mi vida tenía que cambiar. Me implanté unas rutinas que mejoraron mi alimentación (mi estómago fue el que más sufrió por el estrés), mi rutina de ejercicios (salía a correr todos los días, provocando una lesión que todavía arrastro), la escritura y, lo más importante en mi vida, mi relación con Gaba. Monto todas esas piezas para que no se solapen unas con otras, es muy importante dedicarle un tiempo a cada cosa, sino, acabarán con todo lo que tienes. Y lo digo por experiencia.

Cuando empecé a escribir lo hice cuando más estresada estaba y más salía a correr. El ejercicio no era suficiente para desfogarme, la escritura se convirtió en una vía de escape para soltar todos los nervios que tenía en mi interior, pero me olvidé de lo más importante. Del que ahora es mi marido. Vale que vivimos una situación complicada que nos puso contra las cuerdas a todos; los imprevistos, las enfermedades de familiares, la convivencia y los rompecabezas económicos nos hicieron pasar una etapa difícil, pero la superamos. ¿Y sabéis como? Con confianza y amor.

Teníamos claro que queríamos estar juntos pasara lo que pasara, pero que debíamos dedicarnos tiempo el uno al otro, sino acabaríamos separados. Plantar, regar y ver germinar el amor día a día. Es difícil, pero hay que hacerlo.

Así que enamorar es, comparado con mantener una relación, muy fácil. Lucha por lo que quieres y esfuérzate. Cuando te has dejado la piel en algo, tarde o temprano, dará sus frutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s