La flor y el invierno

Encandilada por las clemencias del invierno,

enamorada de su clima y frescor.

Perdiendo sus hojas y color

por entregarse al desconocido invernal infierno.

 

Aferrada a la fría estación con sus pocos pétalos,

sin fuerza para resplandecer y mostrar su belleza.

Cautiva de su dureza.

Cegada por sus rayos de sol a intervalos.

 

El invierno dejó entrar a la nieve,

arrasando por completo todas sus hojas,

dejando a las vecinas flojas,

haciendo que dejen de ser rojas.

 

Atisbar unos pocos rayos de luz,

sentirse marchito.

Concentrar su dolor en un grito.

 

Recuperar la energía,

aferrarse a la primavera y volver al día.

Llenarse de ambrosía.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s