Experiencia #Yakitoro

Hoy dedico la entrada de mi blog a nuestra visita al restaurante Yakitoro de Alberto Chicote.

En las vacaciones de Navidad Gaba y yo nos hemos escapado al pueblo de sus padres a descansar. Aprovechando que está cerca de Madrid decidimos pasar una noche en la capital. Y como podéis comprobar en mi Instagram, ¡nos encanta comer! Pero para comer, hay que cocinar y Gaba se ha motivado muchísimo en la cocina. (Gracias mundo, ¡GRACIAS POR DARME UN MARIDO COCINILLAS! ♥)

Allá voy con mi opinión sobre nuestra experiencia en el restaurante. Primero, debo decir, que soy una gran admiradora de Chicote, nos hemos tragado en casa todos los programas en los que ha participado. Ver “Pesadilla en la cocina” era una obligación y, el ir a un restaurante y mirar de reojo la cocina, una nueva manía.
Acompañamos la comida con cerveza. Primero compartimos una Sapporo (Era de 650ml, somos cerveceros, pero nos parecía excesivo una para cada uno) nos transporta a aquellos quince días en Japón. Después pasamos a la maravillosa Alhambra reserva 1925. No es la primera vez que la bebemos, así que íbamos sobre seguro. (¡VIVA LA CERVEZA!)
La carta. Al tratarse de pinchos queríamos probar un poco de cada cosa. Al separar la carta por tipos de productos, era mucho más fácil escoger, así que no nos cortamos ni un pelo.
Para comer una “jartá”:
– Setas shitakes frescas, salsa de ajo cocido y virutas de bonito seco ahumado.
– Yaki-shabu de salmón con salsa agripicante.
– Pollo y papa canaria con mojo rojo.
– Filete ruso y sus migas al pimentón (1ud.)
– Yakibokata de tiras de ternera con salsa barbacoa ibérica.
– Escarola y granada con salsa ácida y dulce de yogurt.
– Patatas fritas en tempura son salsa de sésamo tostado. (Sé de uno que lo hará en casa…)
De postre para rematar:
– Yakitoro de Marshmallow.
– Helado de fresa y wasabi con galleta de jengibre. (¡ESPECTACULAR!)
58000-dscn0932

Yakitoro de Marshmallow y Servidora

Íbamos con muchas ganas y con hambre. Y, mi humilde valoración, es que merece la pena comer allí. La comida es sabrosa y novedosa. Pensábamos que, al tratarse de un restaurante en el que tienes que reservar con mucha antelación, nos saldría caro. Pero nada de eso. Nos pareció que relación calidad-precio estaba muy bien, con unos precios muy razonables para el servicio y los productos que se servían. ¡LO RECOMIENDO!
Además, tuvimos la oportunidad de encontrarnos con él y no pudimos evitar hacernos una foto. No nos gusta mucho molestar a la “gente famosa” con fotos y cosas de esas, pero no pudimos evitarlo. Y Alberto, muy amable y amistosamente, posó con nosotros. 🙂

Y, gracias a que soy un desastre, despiste y que vivo en los mundos de “Yuppi”, tenemos una noche de hotel reservada para el año que viene en las mismas fechas. Sí… UU’, cuando llegamos a la recepción del hotel nos informaron de que no teníamos ninguna reserva hecha a nuestro nombre.
La chica, gracias a la experiencia que poseía, se le ocurrió mirar las reservas del año siguiente y, ¡voilá! Nuestro nombre aparecía ahí. Menos mal que nos lo tomamos con humor y la “VISA” volvió a hacer su puñetera magia. Menos mal que pillamos una oferta, que si no…xD…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s